Michelle Bachelet dio la voz de alarma por los intentos de socavar las instituciones nacionales de derechos humanos en América Latina y el Caribe

A raíz del creciente número de denuncias recibidas en los últimos dos años por la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Alta Comisionada, Michelle Bachelet, alertó sobre el creciente número de amenazas, ataques e intentos y deslegitimar las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos en América Latina y el Caribe, por parte de gobiernos y otras personas en posiciones de poder. 

“La labor de las instituciones nacionales de derechos humanos independientes es crucial para cualquier sociedad. Sin embargo, sólo pueden cumplir su mandato de proteger y promover los derechos humanos si son capaces de operar sin interferencias indebidas de gobiernos y otros, y son capaces de mantener su independencia. De lo contrario, perderán su credibilidad y legitimidad a los ojos de las personas a las que deben servir”, agregó.

Asimismo, instó a los gobiernos de la región a que cumplan con sus responsabilidades, y respeten y protejan la independencia de las instituciones nacionales de derechos humanos.